Sistema e browser desconhecidos

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Agenda: Lançamento do livro: Pretérito Imperfeito      |      Participação na Feira do Livro de Porto Alegre - Mesa: Literatura: efeitos de transmissão      |      

Watkins toca lo intocable
 

En una entrevista que h fuera realizada por una revista cinematogrâfica francesa (Cinéma   73, N.° 182), Watkins déclara: Vds. saben bien que un documentai es siempre falso, por la selecciôn que impone. La construcciôn alegôrica permite mas posibilidades, porque lejos  de ser una invenciôn, es un medio de presentar la realidad. A partir de alli, se trata de  descifrar alguna cosa. Quiero que mi cine estimule. 

 

Toda la carrera de Watkins confirma esa idea. La forma finge ser la de un documentai,  pero la pelîcula no lo es realmente, porque no se trata de hechos ocurridos sino de  hechos probables en un futuro cercano, como se detalla en la filmografia. El fondo es en  cambio una alegorîa sobre la realidad, y eso es tan cierto en la evocaciôn del entorno del  pintor noruego Munch como en las posibilidades latentes de un golpe fascista en  Dinamarca o de una Tercera Guerra Mundial. La expresiôn clara de esa formula fue The  War Game (Eljuego de la guerra),  el film con el que Watkins obtuvo la notoriedad desde  1965.

 

Cuando se le preguntô a Watkins si poseia algûn proyecto cinematogrâfico que no habia  podido realizar, contesté: En 1975 préparé el boceto de  El Proyecto Atômico con un periodista sueco, Bo Melander. Se trataria de una co-producciôn entre Danmarks Radio  (que es elgrupo dramâtico de la télévision danesa) y una emisora alemana de télévision, a  a que no nombraré. 

 

Debe hacerse notar que no estaba decidido si el proyecto se haria como film o como una  obra para TV, rodada en estudios, u tilizando un nuevo estilo que llamaré 'libre'y queya  habia desarrollado  Fàllan, obra que produje para la TVsueca. Después de seis meses de  vacilaciones, los alemanes se retiraron del plan. No hay duda de que temieron esa idea, y  existe la sospecha de que no se ejerciô una presiôn politica interna, sino extranjera. No  entraré en défaites. Alcanza decir que este es (o era) un plan mayor, de obvia importancia  en este periodo critico. 

 

Alemania esta sobrellevando cambios radicales y peligrosos. Se ejerce alli una  considérable represion, incluyendo nuevas leyes contra la izquierda y la supresiôn del  pensamiento «de izquierda ». El boceto de  El Proyecto Atômico no es un guiôn  convencional, con numeraciôn de temas y especificaciôn de ângulos de câmara. Tampoco  es una fantasia literaria. Trata directamente de nuestro mundo que se destruye. Es  enteramente contemporâneo, représenta  exactamente el tipo de medio expresivo que  ahora se reprime en todos lados, y es el ultime entre los muchos ejemplos de mi obra que  han sido suprimidos.  En El Proyecto Atômico,  Watkins transmite dos poderosos mensajes. Uno dice que la energia atômica esta arruinando al mundo, acelerando la  carrera hacia el colapso final. El otro dice que la energia atômica conduce a un estado  totalitario.

 

En el conjunto, el proyecto es indudablemente de énorme interés y de considérable  calidad. La conclusion inévitable es que fue archivado porque tocaba cosas intocables.  Fue vetado por el estado totalitario.

La energia atômica, a diferencia de todas las otras formas de energia descubiertas por la  humanidad, fue desarrollada al principio para fines militares. En el comienzo, se produjo la  bomba; mucho después, la misma tecnologîa bâsica sobre ese combustible fue utilizada  para reactores. Por esta razôn, mâs que por ninguna otra, la energia atômica, tal como es  aplicada en la actualidad, résulta mucho mâs peligrosa que las otras formas de la tecnologîa avanzada. El reactor de la génération siguiente, de alimentaciôn râpida, es  nutrido con un tipo de plutonio que no existe en la naturaleza, sino que aparece como  subproducto de los reactores previos. Esta considerado como uno de los elementos quimicos de mayor peligro en el présente.

 

Se podria decir que ninguno de estos desarrollos fue jamâs discutido por ninguna  asamblea democrâtica, a fin de obtener la aprobaciôn popular previa. El secreto ha  envuelto siempre todas las decisiones que han desarrollado el campo atômico. La energia  atômica naciô entre los muros militares y obviamente conduce, a medida que se  desarrolla, a un estado totalitario. 

 

El error de Watkins fue llevar su plan al mismo sitio en el que el Estado habîa comenzado  una nueva y ambiciosa aventura atômica. En octubre de 1975, Alemania Occidental firmô  un tratado de cooperaciôn atômica con Brasil. De acuerdo a sus términos, el régimen  militar brasileno, ademâs de ocho plantas de energia atômica, obtendria la posibilidad de  reprocesar el combustible atômico usado, obteniendo asi el plutonio. Ese contrato,  eslimado en muchos billones de dôlares, significaba mucho para la industria atómica alemana; no solo se trataba de la mayor orden de compra que se hubiera recibido, sino que daba a Alemania el acceso a minas de uranio, en el vasto y aûn no explorado  territorio brasilefio.

 

El punto importante sobre el tratado atômico entre Brasil y Alemania es que ninguno de  los fisicos brasilefios conocidos, ni el Parlamento, ni la Sociedad Brasileiîa para el  Progreso de la Ciencia, ni siquiera la Comisiôn Brasileiîa para la Energîa Atomica,  supieron nada previo sobre el tratado, sin hablar ya de posibilidad alguna de discutirlo. El  tratado fue publicado solo después de haber sido firmado. No fue por cierto el resultado  de un procedimiento democrâtico, como tampoco el proyecto Manhattan (que desde  Estados Unidos condujo a arrojar dos bombas atômicas sobre poblaciones civiles, al final  de una guerra que ya estaba ganada) fue el resultado de una décision democrâlica sino  de una décision militar.

 

El Proyecto Atâmico  nos dice que personas de paises supuestamente democrâticos se  hacen conscientes de los profundos lazos, ya histôricamente establecidos y aûn  existentes, entre la energîa atômica y el Estado totalitario. Segûn Watkins, el verdadero problema no esta en el falso dilema relativo a que la energîa atômica sea buena o *nala.  Las preguntas importantes son: Quiên décide si esa energîa es buena o mala? Quién  décide cuândo y cômo usarla?


 
     
Index Enviar noticia por email clique aqui para imprimir a noticia
Comentários: 0

Comentários: